Bienvenidos a mi blog

¡WOWWW Juntos conversando nuevamente!

Regresando de una larga ausencia, me encuentro nuevamente con cada uno de ustedes para conversar de aquellos que nos aPASIONa.

A vuestra disposición mi correo electrónico para proponer nuevos temas como también invitarlos a participar con algún post... Espero poder cumplir con la debida respuesta tan rápido cómo sea posible.

¡Gran abrazo!

Paula Sánchez - paulasanchez2007@gmail.com

Mis Podcast

Gracias a todos por esto!

sábado, 23 de agosto de 2008

Las jóvenes promociones de directivos y empresarios y su deuda con el Profesor Drucker

Sinceramente podemos disfrutar de esta ponencia gracias a la generosidad que siempre le reitero de Oriol Palom. Como les anticipé en otro post, hay empresarios éticos, que respetan a la comunidad entendida en la amplitud de su espectro y generando relaciones que se transforman en un círculo de aprendizaje continuo, virtuoso. Ya la misión del grupo que lidera (Grupo ODE) no necesita mayores preámbulos. "colaborar activamente en el desarrollo económico y social de nuestro entorno, mediante la aplicación intensiva del Management y de sus técnicas en las empresas y en las instituciones.” .</ span>
Como parte de su lema habla de personas y no de recursos humanos, destaco esta particularidad porque para ello los invito a investigar la definición de recursos... “Management – Personas – Resultados” refleja la profunda convicción de que, en nuestra Sociedad del Conocimiento, el Capital y el Trabajo ya no son los vectores del desarrollo. Siguiendo a Drucker, los nuevos protagonistas son el Trabajo del Conocimiento y el Trabajador del Conocimiento..."
Gracias Oriol por tu generosidad. Y la emoción de una ponencia desde la experiencia y no desde un libro. Con la sensibilidad que transmite al escribir quien compartió con este visionario, sensible y sonriente la experiencia del trabajo juntos.
Comparto una frase sobre las oportunidades:
"La oportunidad está donde Ud. la encuentra, no donde ella la encuentra a Ud."
Un abrazo
Ponencia para el Homenaje Peter F. Drucker (1909-2005)
Grupo ODE
Para Peter Drucker, dedicar tiempo a la gente joven siempre fue una prioridad. No en vano sus ideas y consejos marcaron de forma profunda los destinos del joven Jack Welch (General Electric), el joven Andie Grove (Intel) o el joven Bill Gates (Microsoft), según reconocen ellos mismos con gratitud.
Muy pocos años antes de su muerte, una portada de Forbes con la fotografía de Drucker en primer plano y el titular Still the youngest mind nos recordaba que Drucker “aún era la mente más joven”. Posiblemente uno de los secretos de su longevidad fuese su capacidad para seguir siendo relevante para todas las generaciones de directivos y empresarios que le sucedieron.
Creo por tanto que es especialmente apropiado que en este Acto de Homenaje, al que asisten muchas personas jóvenes, se recuerden algunas de las enseñanzas de Drucker que pueden inspirar a las nuevas generaciones de empresarios y directivos de este país.
A otro nivel mucho más “terrenal” que el de los directivos mencionados antes, yo tuve el privilegio de aprender directamente del Profesor Drucker durante los últimos ocho años de su vida, con la ocasión de la producción de cursos en vídeo que el GRUPO ODE venía realizando con él desde mediados de los 80. Durante este tiempo, en el que recibí por su parte una atención totalmente inmerecida, pude ver en vivo y en directo cómo trabajaba, cómo vivía y cómo pensaba uno de los genios de nuestro tiempo.
Sin embargo, la influencia de Peter Drucker en mi vida y en mi carrera había comenzado mucho antes. Yo tenía 15 años cuando mi padre invitó a Drucker a nuestra casa. Entonces me pareció un abuelito inusualmente jovial y simpático, aunque era difícil entenderle debido a su extraño acento inglés, que luego supe era un rasgo de su Viena natal que siempre conservó.
Más tarde, en el verano de 1986 yo acaba de cursar el cuarto año de la licenciatura de Ciencias Físicas, y ODE me ofreció la oportunidad de ganar un dinero extra preparando un guión-resumen para unos audio casetes basados en “INNOVATION & ENTREPRENEURSHIP”, un best-seller de Drucker que acaba de aparecer. En aquel verano decidí que terminaría mis estudios de Ciencias Físicas, pero que mi profesión no estaría con los átomos y las estrellas, sino alrededor de las personas y las organizaciones. Drucker hizo que me enamorase de la profesión del Management.
Como he dicho, mi trabajo de los últimos años al lado de Drucker me ha permitido mantener un contacto especialmente cercano con su pensamiento y su obra. También me ha permitido conocer al Drucker ser humano, y comprobar la coherencia entre sus enseñanzas y su propia conducta. Esta coherencia total creo que es lo que distingue a Drucker de otros grandes genios de la Humanidad.
Pero quisiera centrarme en algunas enseñanzas concretas que Drucker puede ofrecer a las nuevas generaciones de empresarios y directivos. En este caso, se trata de experiencias que Drucker vivió siendo joven y que marcaron profundamente toda su trayectoria posterior. Se trata de enseñanzas que a mí me han ayudado e inspirado, y que creo que son valiosas para cualquier profesional.
La primera enseñanza tiene que ver con las metas y la visión de la persona, y arranca con un Drucker joven, estudiando Derecho en Hamburgo y trabajando como aprendiz en una firma exportadora. Todas las semanas asistía a una representación en el Teatro de la Ópera de la ciudad, que permitía la entrada gratuita a los estudiantes cuando habían quedado entradas sin vender. Una de esas noches asistió a la representación de Falstaff, una ópera de Giuseppe Verdi, la última que compuso antes de morir. Era una ópera que entonces se representaba poco, ya que tanto los cantantes como el público la consideraban demasiado difícil. Drucker, que como buen Vienés había tenido de niño una buena formación musical, se sintió totalmente obnubilado por aquella ópera, nunca había escuchado nada igual, y nunca olvidó la impresión de aquella noche.
Cuando quiso saber más sobre Falstaff, Drucker descubrió con sorpresa que aquella obra, llena de pulsión vital y de pasión por el placer de la vida, había sido escrita por un hombre ¡de más de 80 años! Luego leyó lo que el propio Verdi había escrito cuando alguien le preguntó por qué, siendo ya famoso y habiendo triunfado como uno de los grandes compositores de ópera del siglo XIX, se había tomado la molestia de escribir una ópera más, y además, una obra especialmente exigente. Verdi contestó que “toda mi vida como músico me esforcé en busca de la perfección, pero ésta siempre se me escapó. Pensé que era mi obligación hacer un intento más.”
Drucker tenía entonces 18 años y no sabía aún en qué era bueno ni a qué iba a dedicar su vida profesional, pero decidió que cualquiera que fuera el trabajo de su vida, no renunciaría al camino marcado y se afanaría por la perfección, aunque ésta, indudablemente, siempre se le escapase.
Creo que ésta es una llamada a la acción para los jóvenes directivos y empresarios, porque hoy la tentación de refugiarnos en títulos o éxitos tempranos es grande, y la factura que pasa es inapelable, la de la obsolescencia prematura.La segunda enseñanza está relacionada con la búsqueda de un sentido trascendente a nuestra profesión, es decir, con el concepto de la perfección. Cuenta Drucker que, también en su época de estudiante en Hamburgo, leyó una historia sobre Fidias, el escultor más grande de la Grecia antigua, que le trasmitió lo que significa la "perfección". Hace 2,400 años Fidias recibió el encargo de esculpir las estatuas que todavía hoy pueden admirarse en los frisos del Partenón, y que están consideradas entre las mejores esculturas de la tradición occidental. Las estatuas llevaron mucho trabajo y una vez terminadas recibieron los mayores elogios, pero cuando Fidias presentó su factura, el contable de la ciudad de Atenas se negó a pagarle. "Estas estatuas -dijo- están en el techo del templo, en la colina más alta de Atenas. Nadie puede ver otra cosa que el frente de las esculturas, pero Usted ha esculpido también las espaldas, que nadie puede ver." Fidias respondió: "Está usted equivocado". "Los dioses sí pueden verlas."
A Drucker le gustaba explicar que la moraleja de esta historia le acompañó durante el resto de su vida: hay que esforzarse por la perfección aun cuando "sólo los dioses" lo adviertan. Por eso, siempre que alguien le preguntaba cuál de sus libros consideraba el mejor, él sonreía y respondía con picardía: "¡El próximo!"
En el centenar largo de faxes que nos cruzamos durante estos años (era su sistema de comunicación preferido, dada su avanzada sordera), mensajes que Drucker escribía en persona desde su vieja máquina de escribir Underwood, podía verse con claridad que seguía fiel a su viejo principio de juventud. Casi todas las líneas del texto tenían correcciones y enmiendas manuscritas para corregir omisiones o precisar más el contenido del mensaje. Cada uno de estos textos enviados por fax era una pequeña obra de arte y un prodigio de la buena comunicación. Para Drucker las cosas se hacían bien y hasta el final o, sencillamente, no eran lo suficientemente importantes para reclamar su atención.
La tercera enseñanza de Drucker tiene que ver con la auto-renovación y el aprendizaje continuo. Con 20 años, Drucker trabajaba como redactor financiero en el diario más importante de Frankfurt, y se dio cuenta de la necesidad de saber algo sobre muchas cosas para ser, al menos, un periodista competente. Como el horario del periódico le dejaba mucho tiempo libre, empezó a obligarse a estudiar durante las tardes y las noches. Durante el resto de su vida, ya no dejaría de hacerlo: cada tres años elegía una materia nueva y la estudiaba, no para dominarla, sino para entenderla, para abrirse a nuevas disciplinas, nuevos enfoques y nuevos métodos.
Drucker también nos contaba que éste mismo era el secreto de la longevidad creativa de ciertos artistas. A los 90 años, el gran pianista Rubinstein seguía manteniendo viva su habilidad, y lo hacía abandonando cada 2 años dos piezas de su repertorio y añadiendo dos piezas nuevas. Nuestro Pau Casals, a quien Drucker admiraba y definía como el mejor intérprete instrumental del siglo XX, murió a los 97 años mientras ensayaba una nueva pieza que planeaba estrenar. Tiziano, el famoso pintor veneciano, seguía pintando entrado en los 90 años, y cuando le preguntaban cómo lograba mantener su habilidad, él respondía: “cada tres años, aprendo una nueva técnica.”

A Drucker le entusiasmaba aprender y que los demás aprendieran. Por eso creo que una de las alegrías más grandes que le di a Peter Drucker fue cuando le pedí consejo sobre si sería bueno para mí cursar un programa MBA. Aquel día, su fax de respuesta fue inusualmente largo, detallado (y con las consabidas correcciones manuscritas). Después, le faltó tiempo para contactar con el Profesor Pedro Nueno del IESE y para poner la Escuela patas arriba hasta lograr que me admitieran.
En síntesis, pienso que la mejor enseñanza de Drucker para las jóvenes generaciones de empresarios y directivos es que si tienen una meta o visión como la que Falstaff le inspiró a él y siguen esforzándose por alcanzarla, madurarán pero no envejecerán nunca. Si asumen el punto de vista que Fidias asumió con su propia obra, si no están dispuestos a hacer un trabajo sólo medianamente acabado, si respetan la integridad de su trabajo, entonces se respetarán a sí mismos y obtendrán una excelencia que nunca hubieran creído posible. Y si además incorporan a su modo de vida el aprendizaje y la renovación continua, si experimentan, si no están satisfechos con hacer hoy lo que ya hicieron ayer, o por lo menos se obligan a hacerlo de un modo mejor o diferente, entonces habrán asumido la responsabilidad por su propio desarrollo y tendrán una vida profesional tan larga como fecunda, quizás tanto como la del propio Profesor a quien hoy dedicamos este Homenaje.
Quisiera empezar a concluir recordando una última enseñanza de Drucker para los jóvenes directivos y empresarios: el Management tiene que ver con “servir”, no con “mandar”, ni con el “poder”. El Management como servicio y como ejercicio de responsabilidad no sólo es la fórmula para extraer lo mejor de los demás, sino también para marcar una auténtica diferencia en la vida de las personas y las organizaciones. Eso fue precisamente lo que Peter Drucker deseó hacer por medio de su obra y de su conducta. Para muchos ha tenido un impacto enorme, pero algunos creemos que su influencia continuará durante mucho, mucho tiempo.
Creo que, en cierto modo, Peter Drucker estaría complacido con este Homenaje, viendo que tantos directivos y empresarios han acudido hoy para recordarle y rendir tributo a su memoria. Pero creo que para que él quedase totalmente complacido, nos falta una cosa. Algo que yo tengo que pedirles esta tarde.
A Peter Drucker le gustaba terminar todas sus charlas y muchos de sus libros con una llamada a la acción. Siempre acababa pidiendo a los directivos que reflexionasen a fondo sobre lo que iban a hacer o cambiar “a partir del siguiente lunes por la mañana.” A mí me gustaría pedirles, especialmente a los directivos y empresarios jóvenes, una cosa muy sencilla: que, a partir del siguiente lunes por la mañana, lean a Peter Drucker. A pesar de ser el padre del Management, a Drucker se le cita mucho más de lo que se le lee, y, sinceramente, creo que es una lástima.
Y si ya han leído a Drucker, les animo a que vuelvan a hacerlo, les garantizo que disfrutarán como si fuese la primera vez. Si al igual que lo fue Drucker, Ustedes siguen siendo jóvenes de espíritu, es muy posible que encuentren en sus libros la inspiración y la energía para “poner patas arriba” su empresa, para buscar sin descanso el progreso y la perfección, y de este modo, marcar la diferencia en la vida de muchas personas.
Estoy seguro, Peter, de que tú no hubieses deseado ninguna otra cosa.
Santiago Palom Rico
Director General de Grupo ODE
Ponencia para el Homenaje Peter F. Drucker (1909-2005)
22 de marzo de 2006

© Aprenda Marketing | Este feed es de uso personal, sí quieres hacer uso comercial o necesitas una nota completa no dudes en contactarte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por colaborar con tus comentarios!

Saludos Cordiales!
Paula Sánchez
Aprenda Marketing

Busqueda de Contenido

Todo sobre los Podcast

Estadisticas Gratis

WoWWW! Marketing por Paula Sanchez (Podcast)

Busqueda en Google

Ideas de Negocios

Ideas de Negocios
Portal Amigo

Aprenda Marketing Headline Animator

Mi colaboración en MuyPR

Blogalaxia

Blogalaxia

Ping

Mi Ping en TotalPing.com